Make your own free website on Tripod.com
EL REGRESO DEL GATILLERO
-= Libertad de Expresion =-

Sobre la Libertad de Expresión

HOME

El comentario del día | E D I T O R I A L | Den por muerto a Pechel: Pedro Gutiérrez | Breves del Gatillero On Line | Los parasitos del ayuntamiento | No da una Daniel Salinas en el SAS | El hijo de Sibeli la costurera | Viola Ayuntamiento el código penal del Estado | El chelo Vidal es el patrón del SAS | Demandan a Pechel por robo | EL ORIGEN DE LOS VASCOS | Madrazo Cadena; secretario de cuello blanco | Ya salió el gallo de la alianza del 2006 | La Galeria del Gatillero On Line | Los perros de los amigos del Gatillero | Mas fotos de Gatillerus Pits | Historia del American Pit Bull Terrier | La sabiduria de Enrique Morfin | No a la violencia intrafamiliar | Los pecados de Ahumada | -= Los Clasificados =- | ROMPIENDO MADRES | Quieren chingar a locatarios de los Mercados de Villahermosa | La Turca promotora de antros en Tabasco | Las piedras en el camino de Pechel | LOS ASESINOS DEL PUEBLO | DENUNCIAS CIUDADANAS | Roban descaradamente a los pescadores | Traicionan diputados locales confianza del pueblo | Vínculos relacionados | El Gatillero on line | -= Libertad de Expresion =- | No hay justicia en Tabasco | La pura Grilla | Desde el Pais Vasco

Una perspectiva jurídica y ética


Uno de los derechos fundamentales de las sociedades democráticas es el derecho a la libertad de expresión. Como indica una obra especializada, "libertad de expresión es la libertad de expresar pensamientos, ideas o creencias a través de la palabra (escrita u oral), la expresión artística, científica, etc." Por supuesto, en esos ordenamientos jurídicos incluido el español, esa libertad de expresión tiene sus límites lógicos. Uno de esos límites es el derecho al honor. Otro es el respeto a los sentimientos religiosos de la persona.

"En una sociedad democrática basada en la dignidad, pero también en la libertad, lo que se ha de erradicar son sencillamente las expresiones del lenguaje del odio en todas sus variantes. Una cosa es cuestionar, criticar dogmas o doctrinas religiosos (que son el soporte material de los sentimientos religiosos) y otra muy distinta es intentar vejarlos y mancillarlos gratuitamente."

Parece obvio que no se puede vetar cualquier manifestación que afecte de una u otra forma a los sentimientos religiosos del individuo, como es el caso del cuestionamiento o la crítica de ciertas doctrinas religiosas, ya que ello no solo forma parte del legítimo juego dialéctico, sino que es además consustancial al contenido esencial de la libertad de expresión.

Se muestra así, cómo en una sociedad democrática, lo que debería prevalecer es un equilibrio entre el respeto a las creencias religiosas de la gente y la libertad de expresión, pues según se indica, una sociedad así estaría basada "en la libertad y en la dignidad." De modo que no tendría por qué haber colisión entre ambos derechos.

Considerado lo anterior, surge ahora una reflexión interesante: si el Derecho es capaz de establecer unas pautas éticas tan elevadas cuando regula la libertad de expresión y el derecho al honor, ¿debería ser inferior la norma para los que se rigen además por principios cristianos? Si se acepta que el espíritu de las enseñanzas de Jesucristo es mucho más excelso que las simples leyes humanas, ¿habría alguna justificación para que alguien usara el "lenguaje del odio" o la "vejación gratuita"? No parece que debiera ser así, sobre todo si se tiene en cuenta el espíritu de las admoniciones apostólicas:

"Quien dice que está en la luz y odia (aborrece, NBJ) a su hermano está aún en las tinieblas" (1ªJuan 2:9). "A un siervo del Señor, no le conviene altercar, sino ser amable con todos, sufrido." (Tim. 2:24)

Es triste reconocer que en mucho de lo que se publica, incluído Internet, aparecen expresiones no solo de crítica o de cuestionamiento de doctrinas religiosas, sino también de "lenguaje del odio" o "vejación gratuíta" cuando se denuncia a los Testigos de Jehová o a otras confesiones. Se olvida muy a menudo que la inmensa mayoría de las personas que los componen son personas de fe que desean hacer la voluntad de Dios y vivir vidas pacíficas.

Pero en otras ocasiones ocurre que son los mismos dirigentes religiosos de algunas confesiones religiosas los que inculcan en sus seguidores el desprecio a otros. Un ejemplo ilustrativo es el de los Testigos de Jehová. Sus dirigentes quizá podrían reflexionar en si es ético, desde el punto de vista del espíritu de las enseñanzas de Jesús, usar un "lenguaje del odio" o de "vejación gratuíta" para con los que ya no están entre sus filas o a los que con todo desprecio llaman una y otra vez en sus publicaciones "apóstatas." Manipular incluso las Escrituras para inculcar odio y decir lo que en realidad éstas no dicen, puede verse en este ejemplo, según se publicó en La Atalaya 1 de octubre de 1993:

Los apóstatas están entre los que odian a Jehová y se sublevan contra él. La apostasía es, en realidad, una rebelión contra Jehová. Algunos apóstatas dicen que conocen y sirven a Dios, pero rechazan las enseñanzas y los requisitos de su Palabra. Otros sostienen que creen en la Biblia, pero rechazan la organización de Jehová y procuran activamente estorbar su obra. Cuando escogen a propósito obrar con maldad después de haber conocido lo que es correcto y la maldad está tan arraigada en ellos que es parte inseparable de su modo de ser, entonces el cristiano tiene que odiar -en el sentido bíblico de la palabra- a los que se han apegado inseparablemente a la maldad. Los cristianos verdaderos sienten lo mismo que Jehová siente hacia los apóstatas; no les intrigan las ideas apóstatas. Al contrario, les "dan asco" los que se han convertido en enemigos de Dios, pero dejan que Jehová se encargue de ejecutar venganza. (Job 13:16; Romanos 12:19; 2 Juan 9, 10.)
El tema es extremadamente sutíl, pues el campo de la religión puede ser muy sinuoso y se escapa muchas veces al Derecho positivo. El autor del artículo citado no menciona ningún nombre propio de persona alguna. Sin embargo, cualquiera puede ver dónde queda el honor de una persona cuando es acusada de "apostasía" y finalmente expulsada, aunque ésta no haya renunciado nunca a su fe en Dios o en las Escrituras, ni haya prueba alguna de que "la maldad esté arraigada en su modo de ser." El adoctrinamiento que recibe el Testigo medio en ese sentido es constante y su efecto es duradero. La falta de ética por parte de los que permiten y enseñan esa política de "aborrecimiento" solo recuerda al mismísimo espíritu de la Inquisición, que despreciaba absolutamente todos los derechos y libertades de la persona humana.

De modo que, ¿quién tiene derecho de usar su libertad de expresión para "odiar", "vejar" o "mancillar" a otros? Puede tratarse de los ataques desmesurados o llenos de odio de personas particulares contra alguna confesión religiosa, o al revés, que sea una confesión religiosa la que a través de la propaganda de sus líderes mancille o veje el honor y buen nombre de personas. Pero según lo considerado hasta ahora, habría que llegar a la conclusión de que ninguna ley, jurídica o moral, podría justificar semejante conducta. Al fin y al cabo, ¿no es Dios el Padre de todos y el verdadero Juez de toda la tierra? -Santiago 4:12.


Sin duda vivimos en un mundo en que, en ocasiones, es necesario denunciar la injusticia, la conculcación de los derechos humanos o la falsedad. Pero parece también necesario tener en cuenta que, tanto desde la perspectiva del Derecho como desde los altos valores cristianos, no todos los modos tienen por qué ser lícitos, sobre todo si lo que se desea como meta final es rectificar las cosas para lo que es verdadero, educar en la justicia o contribuir para la edificación de los demás.


Citas

Lo mejor de esta profesión (el periodismo) es que, a diferencia de los académicos e historiadores, te permite escribir de las cosas que pasan cuando a las gentes le interesan.
James Reston

Los hombres que anuncian el fracaso de las masas son hombres que quieren que fracasen los paladines de la revolución.
La comunicación se compone de quien habla, quien escucha y lo que se dice
Luis de Araquistáin


Compórtate con los hombres como si Dios te viese y habla con Dios como si te oyeran los hombres
Miguel Ángel Asturias

No deben confundirse información y comunicación. Que la primera hace referencia al proceso y la segunda a la situación social... Entiendo que la comunicación es una situación consecuente que sigue a la información: comunicación es una situación en la que el público responde concretamente a los mensajes.
La actualidad es la información puntual.
El periodismo informa y comunica; no informa o comunica.
Erzio Benelli

Comunicar es naturaleza; recibir lo comunicado, tal como se da, es cultura.
Goethe

(la lectura del periódico) es la oración matutina del hombre moderno.
Hegel

...y la libertad será un engaño mientras las mejores imprentas y las enormes reservas de papel se hallen en manos de los capitalistas y no de la gran mayoría.
Lenin

La primera palabra, la palabra que funda a todas las palabras, es la palabra compartida.
Los ojos hablan, las palabras miran; las miradas piensan.
Octavio Paz

(la imprenta) es el primero de los medios de comunicación masiva que surge en al historia, y sigue siendo el más noble.
Gabriel Zaid


Introduzca el contenido de soporte